VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

CON FALDAS Y A LO LOCO

de

Billy Wilder

 

 

 

 

 

"Dios mío, pienso que ha habido más libros sobre Marilyn Monroe que sobre la Segunda guerra Mundial y hay una gran similitud entre ambas. No fue fácil. Fue el infierno. Pero valió la pena cuando ya se consiguió la película. Se olvidan los problemas y las veces que pensamos que el film no iba a terminarse... Todo se olvida".


– Billy Wilder--

 

 

 

 

 

Quiero comenzar diciendo que no soy una persona que se deje influir por la mayoría. Hay películas que se consideran obras de arte y a mí me parece que solo merecen un aprobado y otras a las que todos critican y a mí me parecen fascinantes... por lo que cuando digo que "Con faldas y a lo loco" es la mejor comedia que he visto en mi largo camino como cinéfilo, lo digo porque considero que lo es....Es un solo de vida y sobre todo porque tengo un fantástico recuerdo de ella. ¿Qué puedo decir que no se haya dicho ya? Lemmon y Curtis están fantásticos, extraordinarios... Marilyn Monroe está más Marilyn que nunca, Billy Wilder inspiradísimo y sabe sacar partido de todo a fondo, el guión es una delicia, la historia fabulosa, las risas no cesan, la banda sonora irrepetible, con esas canciones de Marilyn..., el inicio genial, el enredo constante, divertidísimo y disparatado. Con un final que es broche de oro para una de las mejores comedias de la historia. La vi por primera vez en el cine Coliseum de Madrid, tuve la suerte de disfrutarla en la gran pantalla y años mas tarde degustarla en versión original subtitulada y en altísima definición, oyendo las voces originales de los actores, volviendo a contemplar su calidad... Es un film maravilloso, mágico, con secuencias y momentos únicos. Película para ver una y otra y otra vez sin cansarse... Y si acaba cansándote... Bueno, no es culpa de Billy Wilder, porque:

 

 

 NADIE ES PERFECTO.

 

 

Hay criticas que suelen ser exageradas y si queremos ser justos con esta película sólo podemos decir que es la mejor comedia de todos los tiempos. Gansters y comedia puede, a primera vista, ser un cóctel difícil de realizar. I.A.L. Diamond y Wilder no sólo lo consiguen sino que nos ofrecen momentos antológicos en esta farsa sin la acostumbrada acritud en ocasiones del director. La historia de dos músicos que se ven obligados a travestirse tras ser testigos de la matanza de S. Valentín e ingresar en una orquesta de chicas para desaparecer durante un tiempo. Este pretexto argumental dará pie a que Wilder crea una galería de personajes inolvidables, mostrando a estas dos víctimas involuntarias no sólo el universo femenino, sino también el proceder del hombre frente a éste. El trío protagonista alcanza una altura insuperable. Wilder sabía el material que manejaba. La presentación de Marilyn es antológica.... En un plano medio vemos avanzar a esta mujer con tanto movimiento que Lemon se preguntará si lleva un motorcillo o algo así; después cortará para enfocar sus caderas y que veamos en todo su esplendor a qué se está refiriendo, un vapor estratégicamente situado hará el resto. ¿Qué decir de Lemon? Con esta película inició la fecunda relación con Wilder, a él le corresponden los momentos más cómicos de esta película. Está espléndido en la relación que mantiene con Joe E. Brown, viejo y encantador millonario; pero también cuando vive el sueño de cualquier hombre, al verse rodeado de bellas mujeres. Tony Curtis está más en la línea de Gary Grant y borda el papel de millonario impotente al que Marilyn aplicará su mejor terapia. Nada sobra, nada falta....Sencilla y llanamente, una obra maestra que resiste el paso del tiempo y la transforma en pieza de culto absoluto.

 

 

 

Escriben el guión B. Wilder e Izzi A.L. Diamond. Se basa en el film alemán "Fanfarria de amor", escrito por Robert Thoeren y Michael Logan y dirigido por Kurt Hoffman. Se rueda en exteriores y escenarios reales de Coronado Beach y Hotel Coronado y en los platós de MGM Studios  y Samuel Goldwyn/Warner Studios (Hollywood), con un presupuesto de 2,8 M dólares. El film es una gloriosa comedia, que suma elementos de farsa, crimen, música y romance. Considerada por algunos como la mejor comedia cinematográfica de todos los tiempos, es para muchos una de los mejores films americanos del género. En todo caso se trata de una comedia inspirada, ocurrente, graciosa y divertidísima. Hace uso de parodias eficaces, farsas sin acritud, juegos de falsas identidades, confusiones de género, disfraces, peripecias y situaciones desternillantes, desventuras, persecuciones alocadas, escenas ambiguas de potente erotismo, atrevidos simbolismos sexuales disimulados para evitar problemas con la censura, lances de humor negro, malentendidos por algunos descerebrados críticos El guión contiene diálogos brillantes, personajes bien definidos, una narración ágil y fluida y una historia oportuna. Las interpretaciones de Lemmon y Curtis son excelentes y Marilyn sensacional  Ésta es posiblemente la mejor interpretación de Marilyn. La acción se desarrolla a un ritmo vertiginoso. Se incluyen referencias melómanas de la época y cinéfilas (Rodolfo Valentino). Incorpora secuencias favoritas de Wilder: coches a la carrera, persecuciones, disfraces, puros y encendedores. Ésta es la primera colaboración de Lemmon con Wilder y la segunda de Wilder con el guionista Diamond. .... Y no podría olvidar el homenaje que hace el maestro a la escena del camarote de los Hermanos Marx de "Una noche en la Ópera". Enorme, ésta película es enorme. Yo no soy capaz de ver defectos... Es un gozo continuo para el espectador. Tiene uno de los mejores guiones jamás contados... Comienza con una persecución, y la entrada de Botines y sus 4 matones en el bar-funeraria donde nos presenta a los protagonistas. Desde ese momento te van haciendo ver que no tienen trabajo, que no tienen dinero y que la única oportunidad seria aceptando un trabajo de mujer. Con todo esto, llegan al garaje y tienen la mala suerte de presenciar un asesinato y ser perseguidos por la mafia. Vemos a Tony Curtis aceptando el trabajo por teléfono, con el asombro del brillante Jack. Genial, absolutamente genial el comienzo este ritmo lo mantiene toda la película. Obra maestra, un clásico a todas luces brillantísimo, de los que ya no se hacen. Wilder es mas que ingenioso y a él solo se le debe la creación de este calidoscopio de arte y genialidad... Como anécdota dicen que Wilder, en la escena en la que Jerry esta en la cama contándole a Joe con una cara que irradia felicidad que se va a casar con Osgood, le dio a Lemmon unas maracas para que las moviera entre frase y frase para dar tiempo al espectador a reírse. Todo lo que veáis escrito por: Wilder-Diamond, es sinónimo de calidad. No lo dudéis... Una de las escenas cinematográficas más conocidas, es la de una atractiva, sexy y dulce Marilyn Monroe cantaba ese famosísimo tema, "I wanna be loved by you, nobody else but you..."  La malograda actriz se inmortaliza a perpetuidad en este film.

 

 

Aguda y desafiante, "Con faldas y a lo loco" rompe con el decoro puritano y traza un esbozo caricaturesco de los Estados Unidos de los años veinte. La Ley Seca, la proliferación de las bandas de gángster que controlaban grandes ciudades como Chicago con su tráfico de alcohol y armas, el florecimiento del jazz y de estilos musicales que invitaban a noches prohibidas de juerga en las que corrían bebidas ilegales. Y no sólo eso, sino que critica con simpatía el sexismo, el machismo y la rigidez de la identidad sexual, de los roles sexuales y de la doble moral impuestos por una sociedad reaccionaria. Resulta un espectáculo desternillante contemplar a dos rostros masculinos seductores del dorado Star System, Tony Curtis y Jack Lemmon, haciéndose pasar sin el menor pudor por sendas féminas. El hecho de que se burlen de sí mismos y de su condición masculina, y protagonicen una serie de delirantes escenas salpicadas de comentarios que condenan ciertas actitudes sexistas que muchos hombres suelen mostrar hacia las mujeres, así como su propia identificación con ellas, convierten esta película en muy atrevida para su época. La insinuación de la confusión de géneros, la homosexualidad, el travestismo y hasta de la transexualidad, y la revisión de muchos estereotipos a ambos sexos, hacen que "Con faldas y a lo loco" esconda, bajo su barniz ligero y risueño, un mensaje que debió de escandalizar a buena parte del público, deleitándonos a otros, los que la aceptamos como con este film surcaron un suelo, que florecería en el siglo XXI, como algo natural y un inofensivo entretenimiento.

"Con faldas y a loco" es una comedia con momentos que serán recordados siempre. Es una película inolvidable que mejora con los años como el buen vino. Eso de que las comedias han quedado anticuadas tampoco lo veo por ningún lado. A mí me causó enorme satisfacción verla la primera vez,, mucho más que las comedias de hoy en día. Ver a Jack Lemon y Tony Curtis haciéndose de Josefine y Dafne no tiene precio, sus expresiones, sus voces... absolutamente divertido e inolvidable. Destacan las escenas de Jack Lemmon  y su "amado" millonario Osgood, la pareja Dafne/Osgood es la que nos ofrece las mejores secuencias del film. ¿Han visto alguna vez un personaje más divertido, alegre y entrañable que Osgood?....Lo peor: Su comienzo, prácticamente todas las escenas en las que Lemmon y Curtis no están disfrazados. Lo mejor: Momentos muy concretos que son desternillantes: La secuencia de la fiesta del tren en la cama de Dafne. El momento del tango entre Dafne y Osgood...

 

 

Pero sobre todo el diálogo final:

 

Dafne: ...no puedo casarme con el vestido de tu madre, seguro que ella y yo... ¡no tenemos el mismo tipo!.

Osgood:... Podemos reformarlo.

Dafne:... ¡No hace falta! He de ser sincera contigo... ¡tú y yo no podemos casarnos!.

Ogood:...¿Por qué no?.

Dafne:... Pues... ¡Primero porque no soy rubia natural!.

Osgood... No me importa.

Dafne:... Y... ¡fumo! ¡fumo muchísimo!.

Osgood... Me es igual.

Dafne:... Tengo un horrible pasado, desde hace tres años estoy viviendo con un saxofonista.

Osgood:... Te lo perdono.

Dafne... Nunca podré tener hijos...

Osgood:... Los adoptaremos.

Dafne... desesperada... ¡No me comprendes Osgood!.. !Soy un hombre!

Osgood:... Bueno... NADIE ES PERFECTO.

 

 

 

Marilyn Monroe llegaba al plató dos horas tarde. A veces, se encerraba en su camerino y se negaba a salir. Billy Wilder acabó tan harto que se aseguró de que no la invitaran a la fiesta de fin de rodaje. Wilder estaba cansado de dicha impuntualidad. En una ocasión comentó:

- “Antes quedabas con ella a las 9 y llegaba a las 11… ¡Ahora la llamas en Mayo y se presenta en Octubre! Una vez le recriminé su tardanza y se excusó diciendo que se había perdido camino al estudio. ¡Siete años viniendo al estudio y se pierde por el camino!. Al principio estaba enfadado porque pensé que no me decía la verdad. Luego fue peor cuando supe que me estaba diciendo la verdad.”-


Marilyn, exigía que su profesora de interpretación, Paula Strassberg, estuviera presente durante el rodaje... Cada vez que terminaban una toma, Marilyn miraba a su profesora y le preguntaba; ...“¿Lo he hecho bien, Paula?”... Billy Wilder harto de aquella ridícula situación, decidió cortar por lo sano. Wilder se volvió hacia la Strassberg y le preguntó, con voz en falsete, “¿Lo ha hecho bien, Paula?”. Se montó tal follón que Paula Strassberg no volvió a aparecer por allí. El problema fue que a Marilyn le dio un ataque de nervios, por aquellos días la actriz estaba embarazada y estuvo a punto de abandonar la película....El diseñador de vestuario Orry Kelly se encargó de hacer los vestidos de Marilyn así como los de Tony Curtis y Jack Lemmon. Vuelvo a repetirlo y nunca me cansaré de que
Con faldas y a lo loco es una de las más grandes comedias de todos los tiempos, y eso que no es una película de situación como las que dirigió Blake Edwards o una comedia de situaciones tontas como las de Leslie Nielsen. Simplemente, es una historia con situaciones divertidas que desde el principio al final consigue una eterna sonrisa. Los tres actores principales están fantásticos y entrañables: Tony Curtis, que cuando se viste de millonario es una mala imitación de Cary Grant...es un actor que no me gusta especialmente, pero hay que reconocer en este film la calidez de su interpretación. Marilyn está creíble como chica enamoradiza y tiene escenas musicales fantásticas, también quiero puntualizar que tanto CON FALDAS Y A LO LOCO Y THE MISFTS, son para mi, los mejores trabajos y donde mas dió de si misma....en las dos está increible. Pero sin duda, la gran interpretación de la película la hace ese gran actor que es Jack Lemmon, un hombre que nos regaló inolvidables interpretaciones en comedia y drama y que en esta ocasión demuestra un enorme talento. Sin duda, "Con faldas y a lo loco" es lo mejor de Billy Wilder.

Es posible que haya películas que pierdan parte de su gracia con el paso del tiempo. Pero cuando se trata de una obra maestra como "Con faldas y a lo loco", una de las tres o cuatro mejores comedias que se han filmado y en la que el talento fluye a raudales, esto no es en absoluto cierto. La película era divertidísima en 1959, sigue siendo divertidísima en 2005 y lo seguirá siendo en el año 4877, si es que llegamos. "Con faldas y a lo loco" es una de las películas que han contribuido a hacer de Billy Wilder uno de los grandes directores de cine de la Historia., y convierten a esta película en una verdadera delicia. A pesar de las intempestivas relaciones durante el rodaje entre Tony Curtis y Marilyn Monroe -él llegó a decir sobre una de sus secuencias juntos que fue como besar a Adolf Hitler-; a pesar de las dificultades con la actriz, que tuvo que ser convencida a última hora para que consintiera que la película fuese en blanco y negro, o que terminó por necesitar una pizarra donde le escribían algunas frases tras la desesperación que le suponía a Wilder dedicar más de cuarenta tomas para que consiguiera decir correctamente cosas tan sencillas como: “It’s me, Sugar” o “Where’s the bourbon?”; a pesar de la necesidad de un doblador de la voz de falsete femenino que Curtis no lograba mantener durante toda una toma...; a pesar de estos y otros muchos avatares del rodaje, el Instituto de Cine Americano terminó por considerar el trabajo de Billy Wilder como la película más divertida de todos los tiempos y una de las mejores de la historia del cine.Y así es en definitiva. Esa secuencia en la barca con la frase: “Nadie es perfecto” rubrica uno de los más maravillosos finales vistos en una comedia. El guión, tuvo merecida recompensa con el Premio de Escritores de América y la película obtuvo varias nominaciones al Oscar y triunfó en los Globos de Oro con especial reconocimiento a un Jack Lemon magnífico y en alza, al que sólo un año después Wilder terminaría de encumbrar con “El apartamento” y a la que seguirían otras excelentes colaboraciones actor-director como “Irma la dulce”, “En bandeja de plata”, “Avanti” o “Primera plana”. Estoy hablando de una comedia para disfrutar, reír con rocambolescas situaciones, admirar las interpretaciones y degustar a uno de los más grandes directores de cine que Hollywood ha dado. No queda pues sino hacerse con un refresco y una buena bolsa de palomitas para seguir las aventuras y desventuras de un par de caraduras que se ven obligados por las circunstancias a vestir con faldas y a lo loco, porque como dice el más apropiado título que se le dio en Rusia... “Sólo se admiten chicas para el Jazz”.

 

 

Billy Wilder de origen austrohúngaro es uno de los más destacados representantes de la Edad de Oro de Hollywood. Responde a una cierta formalidad del cine clásico estadounidense, cinematografía marcadamente narrativa y, por lo general, construido en base a planos que respetan un orden cronológico. Con faldas y a lo loco, en particular, es una cinta que mezcla tópicos que parecerían incompatibles como mafia, comedia y enredos, pero el guión es tan ingenioso que las secuencias de persecución conviven perfectamente con las andanzas del trío protagonista. Está tan llena de luz, comicidad, diversión, locura y es tan sumamente rápida que uno, si volviese a nacer, tendría dudas de si querría ser tan feliz como Lemmon dando locos giros a su violonchelo mirando a Marilyn, o dando tumbos sobre la cama con unas maracas porque un millonario la ha pedido matrimonio, o si querría sentir tanto placer como el diabólico saxofonista Curtis, disfrazado de galán, siendo resucitado al placer de los besos de una Marilyn Monroe totalmente embriagada por las colección de conchas del dueño de las gasolineras Shell Oil, o darse la buena vida que se gastan los gángsters ...Es el film que mejor retrató a Marilyn Monroe, explota su inocencia sexual en la escena inicial del tren, Wilder consigue rodearla de compañeras en la orquesta mujeres:  la directora vieja, fea y amargada, el productor gordo y dormilón, y los dos mirones escondidos -Lemmon y Curtis-, que Marilyn de esa forma destaca más que rodeada de hombres vestida de rosa y cantando que los diamantes son los mejores amigos de una chica. Curtis demuestra que aunque golfo, tiene un gran corazón y no resiste no despedirse de Marilyn, de la cual está enamorado, como en la escena de la despedida que desencadena el final más rápido, deseado y divertido de la historia del cine, con ese aluvión de inocentes reflexiones sobre la felicidad, el dinero y el amor. La moraleja: El que tiene el dinero ansía tener el amor, los que tienen el amor desean tener el dinero, y todo ello mientras Jack Lemmon tiene a alguién que le entienda algo tan simple como que no puede casarse con el millonario ya que los dos son hombres, algo que vista la película no es tan fácilmente explicable ni creíble, ya que Lemmon da tantas vueltas a una clara sexualidad masculina: primero tiene que convencerse a si mismo de que es una mujer para no extender sus tentáculos sobre Marilyn en el tren, y luego de que es un hombre para no rechazar los diamantes de amado millonario.

 

 

Si algo se distingue el cine de Billy, es por su humor inteligente y que a la vez lo puede entender la gente de a pié...

 Como decía Wilder:

 

-" Si puedo durante 2 horas hacer olvidar al público de la mediocridad de sus vidas, me siento satisfecho. No olvidemos que el cine es un negocio, que hacer una película cuesta mucho dinero, y los señores que lo ponen quieren un beneficio, como cualquier empresa. Hay cierto público que les gustaría que el cine fueran películas como el PROCESO de Orson Wels, pero tienen que pensar que no todo el mundo es intelectual, por lo tanto....difícil. Estoy de acuerdo que hay comedias clásicas que el tiempo las ha dejado en simples comedias que en su día hacían reír, por ejemplo me viene a la memoria algunas: la fiera de mi niña, arsénico por compasión, por ser las mas recientes que he revisado, pero hay muchas. Desde luego no me pasa lo mismo con las de Keaton o Chaplin por poner algunos ejemplos-".

 

Personalmente me sorprendí y me sigue sucediendo cuando vuelvo a verla... "Con faldas y a lo loco" provoca un sensacional juego de falsas identidades en la cual Billy Wilder se sirve para filmar una comedia perfecta plena de situaciones desternillantes, hilvanando con maestría una escena detrás de otra, ofreciendo una lección de agilidad narrativa y mostrando una visión humorística de la época de finales de los años 20, dotada siempre de referencias, ya sean políticas como la ley seca, ya sean culturales en las citas a los ídolos del cine mudo Rodolfo Valentino y Ramón Novarro o al cantante Rudy Vallee. Una obra maestra desde cualquier punto de vista, que uno puede ver las veces que quiera, disfrutando como si fuera la primera y sin dejar de descubrir cosas nuevas en el sutil entramado de imágenes, gestos, diálogos y dobles sentidos. Película que goza de las presencias del dúo Tony Curtis y Jack Lemmon, quienes le dan vida y espíritu a una comedia que desarrolla alternativas muy dinámicas. Como resultado tenemos una obra de culto absoluta y ello hay que reconocerlo, este tipo de humor es fresco e inocente y quizás no resulte tan cómico debido a que estamos acostumbrados ahora. Me imagino lo que para 1959 haya sido haber visto a dos hombres travestidos yendo de aquí para allá, seguramente no es lo mismo a lo que pensamos en 2017... Pero no por ello no deja de ser una interesante opción de enredos, salidas disparatadas, diálogos ocurrentes, mucha laboriosidad y dinamismo desde lo histriónico y situaciones llenas de desenfadado humor acompañadas de melodías swing y jazz que recrean los años veinte.

En la película, a pesar de lo difícil que fue su rodaje, Marilyn estaba embarazada y perdió por tercera vez el hijo que esperaba de Arthur Miller. Bien dirigida e inmejorablemente rodeada por dos auténticos monstruos de la comedia como Jack Lemmon y Tony Curtis, Monroe se supera a sí misma en esta fresca, divertidísima comedia, con toques e innegables referencias al cine mudo y que a pesar de ser un clásico entre los clásicos del cine americano, a envejecido considerablemente muy bien, y es más que recomendable su visionado..yo diría que hasta periódicamente ya que verla una y otra vez no cansa. Ese es un sello indiscutible de las grandes películas. También da mucho juego, como era esperado, la doble personalidad de los protagonistas masculinos. Es obvio que el director, les sacó partido de la forma más sarcástica posible, dentro de las posibilidades morales de la época en que se rodó. Pero no sólo es grande por su hilarante sentido del humor, sino por su descripción de los Estados Unidos de la época de la depresión. Sobre todo, a la llegada a Florida, donde pudimos ver la sociedad americana de la época, los vestigios del "American way of life", que en Florida eran bastantes dada la abundancia de hombres ricos en la zona, por lo menos en la película, los sueños de grandeza de las componentes de la orquesta y las maneras de divertirse que tenían éstas. Finalmente, está el famosísimo diálogo final, que no voy a repetir, pero si hay alguien que esté leyendo esto y que se esté pensando si va a ver la película o no, mi recomendación es que la vea, sin ninguna duda. De hecho, el único problema para mí fue que, al estar en blanco y negro, y con los disfraces puestos, hubo bastantes momentos en los que no fui capaz de distinguir bien a los protagonistas masculinos. Se ha hablado que parodia y hasta ridiculiza al cine de gángsters y más concretamente de una versión cómica de "Scarface" de Hawks, cuestión que no me parece real, pues yo diría que se trata más bien de un homenaje al género, pues es tal la altura y calidad de la película que cualquier parodia no hace sino engrandecer aquello que pretendía ridiculizar si este fuera el caso.

 

 

Estas son algunas de las frases que dijo Wilder acerca de la actriz:

 

-"Sobre la impuntualidad de Marilyn debo decir que tengo una vieja tía en Viena que estaría en el plató cada mañana a las seis y sería capaz de recitar los diálogos incluso al revés. Pero, ¿quién querría verla?... Además, mientras esperamos a Marilyn Monroe todo el equipo, no perdemos totalmente el tiempo... Yo, sin ir más lejos, tuve la oportunidad de leer Guerra y Paz, y Los Miserables."-

 

-"Marilyn Monroe era carne, y se fotografiaba de carne. Tenías la impresión de que bastaba con alargar la mano para poder tocarla."-

 

-"El problema de Marilyn es que se enamoraba con mucha rapidez. No era la clase de mujer que se supone que debe ser un símbolo sexual, y eso la mató... Marilyn era una mezcla de pena, amor, soledad y confusión."-

 

 

La película ha sido aclamada mundialmente como una de las mejores comedias jamás hechas, ostenta en numero 1 en la lista de las grandes comedias de la American Film Institute y 14.º en la Lista de las 100 mejores películas americanas. Ha sido considerada de "significado cultural" por la Biblioteca del Congreso de Washington y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.